file000541546333

Sobre ruedas ¿Es más efectivo prohibir o educar? – ESR

   Desde pequeño siempre he pensado que “prohibir algo es despertar el deseo por lo prohibido”. No tengo unos padres demasiado protectores y siempre han preferido mostrarme el porqué evitan que haga algo antes que la simple prohibición. Y os pregustareis porque a 7 de agosto, pleno veranito, me pongo yo a filosofar sobre estas cosas… Muy sencillo. Dos son los detonantes: la campaña absurda de la DGT para “evitar” accidentes y las “estupideces” que veo hacer sobre ruedas.

   Este articulo lo escribo con la mayor de las cautelas y de los respetos a cualquiera que pueda sentirse ofendido al verse retratado en las situaciones que voy a describir… pero es que a veces deberíamos parar dos segundos y pensar lo que hacemos.

motorcycle_02

Digamos que la idea principal a discutir es: ¿Qué es más efectivo prohibir o educar?

   Con esta sencilla pregunta planteo dos formas de abarcar un problema, como por ejemplo el de la creciente cifra de accidentes en moto por no llevar casco o no llevar la protección adecuada. La primera de la opciones, la de prohibir, simplemente se basa en lanzar una ley que prohíbe montar en moto si no llevas casco, por ejemplo. Y la segunda vía, es la educar a los conductores del porqué hay que ponerse casco, mostrarles lo que te puede pasar si no lo llevas. Y no solo eso, sino qué puede pasar a tu alrededor si no lo llevas. Esta es la idea que quiero reflexionar… Y sobretodo, me gustaría que después de leer este articulo dejéis en los comentarios vuestra opinión.

   Cada día veo en las calles como diferentes personajes “de pocas luces” van en sus monturas con chanclas, sin guantes o con el ya clásico casco “quitamultas”… Ese orinal negro de plástico que usan para proteger la parte más importante del cuerpo… Y me pregunto: si sacasen una ley obligando al uso de guantes, cascos integrales o de chaquetas con protecciones para poder montar en moto ¿disminuiría la tasa de accidentes mortales? Pues no… Y la muestra de esto es el propio casco “quitamultas” o calimero. Usado simplemente para evitar la ley y librar la multa. No para proteger la cabeza del piloto. Y no me discutáis la NULA seguridad de estos orinales porque apaga y vamonos. Creo que la solución radica en educar a estas personas sobre el peligro de estos cascos (hablo específicamente de estos cascos pero es extrapolable a todos los demás ejemplos) no solo por parte de la autoridad competente (DGT) sino también de padres, madres y otros conductores. Hay que hacerles ver el peligro de no pensarse las cosas dos veces, de infravalorar la seguridad propia.

Outgoing Greek Finance minister Yanis Varoufakis leaves onto his motorcycle with his wife Danai after his resignation at the ministry of Finance in downtown Athens on July 6 2015. Varoufakis resigned in what appeared to be a concession by Prime Minister Alexis Tsipras to international creditors after his resounding victory in a historic bailout referendum.  AFP PHOTO / LOUISA GOULIAMAKI

El ministro griego Yanis Varoufakis dando “ejemplo” de seguridad

   Sinceramente creo que esta es la forma de evitar los accidentes o al menos, de rebajar su numero. Hablo sobre las motos pero perfectamente podríamos extender este articulo al resto de vehículos. Los coches por llevar dos ruedas más no se libran de los accidentes, de las imprudencias, o de los personajes de “pocas luces”…

   Otro ejemplo claro de la diferencia de prohibir o de educar lo experimenté en mis propias carnes hace unas semanas en una reunión de amigos. Todos sabemos que la tasa de alcohol permitida en sangre en España está en los 0.5 gramos por litro en sangre y 0.25 miligramos por litro en aire expirado. Lo que vienen a ser 3 cervezas o dos cubatas (Y no me vengáis con lo de yo es que aguanto mucho, yo puedo conducir perfectamente con 3 cubatas… porque si es así, dadme vuestra dirección para ir a daros cuatro collejas) Pues mi sorpresa vino cuando al sacar el tema uno de los asistentes me dijo: “Me vas a decir que nunca has cogido el coche con unas copas de más” … Y lo más sorprendente aún es que no solo una persona dijo que si. Esto me demuestra que en la sociedad actual no se ve tan mal el beberse cuatro cervezas y conducir… poniendo no solo TU vida en juego, ¡sino la del resto!. Eh, pero tranquilos que soy un exagerado (según ellos). O incluso os puedo contar otra… asistir a una quedada motera y ver como uno de los asistentes más que borracho, iba a coger su moto tan tranquilo cuando ni se podía estar quieto. Esto demuestra que la prohibición no sirve de nada si detrás no hay una educación previa. Entiendo que las campañas llevan relativamente pocos años y que ahora se está muy pesado con el tema en los institutos y otros centros, pero no es suficiente. Lo que realmente necesitamos es cambiar el chip, cambiar nuestra forma de actuar ante estas situaciones y dejarles bien claro que son imbéciles por actuar así.

   Hasta que la sociedad no vea mal estos comportamientos y los reproche a esas personas, nada va a cambiar. Seguiremos viendo a niños con calimeros haciendo caballitos en sus “mierdimotos”, a adultos hechos y derechos saliendo de tomar el orujo, el gintonic o el vermut de los domingos y coger el coche o incluso, a moteros en chanclas… (Me gustaría saber que parte de su cuerpo es la primera en tocar el asfalto abrasador en una caída… a ver como le queda la planta del pie al colega)

  Recuerda dejar tu opinión en los comentarios. ¿Crees que con prohibir algo vale o debería partir de una educación previa? Y también  puedes compartir con tus amigos y familiares estos artículos si te han gustado. Para ello, tienes los botones de compartir en redes sociales de más abajo.

2 pensamientos en “Sobre ruedas ¿Es más efectivo prohibir o educar? – ESR

  1. Respecto de los casco “quitamultas” u orinales, te recuerdo que ya hace tiempo (sobre 2003) que están prohibidos: Es obligatorio llevar un casco con homologación ECE/ONU R22.
    Aunque se ve a gente circulando con “quitamultas”, en cuantos les pare un Agente de la Autoridad, zasca, 200 euros …

    • Del dicho al hecho hay un trecho… y lamentablemente los sigo viendo por las calles. Aunque como tu bien apuntes sean ilegales.

      Sin ir más lejos el pasado domingo 20 de septiembre vi a uno en una moto clásica con un casco de montar a caballo…. lo que oyes… ¡un casco de hípica rojo!

      Gracias por tu comentario. Y siento haberte respondido 1 mes despues jaja el verano es mala epoca para mantener un blog

Deja un comentario